sábado, 3 de enero de 2009

El Ingenioso (Parte I)



Las aventuras del ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha y su fiel escudero Sancho Panza fueron escritas en 2 partes: la primera ...y la segunda.
La segunda parte apareció 10 años después de la primera, por allá por 1615. Ahora, quinientos años después de su invención quise leer el libro para ver si era tan bueno como dicen los "críticos literarios".

Así que me propuse leerlo en 2 partes: la primera ...y la segunda.
Va aquí mi opinión de la primera parte.

Primero debo decir que la edición que tomé para leer el Quijote me ayudó mucho con la extraña gramática de esos tiempos, se me hizo más cómodo y placentero leer con todos esos pies de página que aunque abundan, son necesarios. La edición es la Alfaguara, realizada por la Real Academia Española al cumplirse el cuarto centenario de la obra, que era a un precio accesible con tapa dura, bien bonita, hoja blanca y que todavía encontramos en librerías.

Sinceramente el libro me entretuvo mucho, no lo encontré para nada pesado, me reí incluso en voz alta muchas veces (y eso sólo me había pasado con Papelucho), pero sin duda la gracia del libro no tiene tanto que ver con los archiconocidos disparates del Quijote, sino con el lote de historias desparramadas por el libro, historias que aparecen y no tienen mucho que ver con la trama principal, cuentos que no acaban simplemente porque a Sancho se le olvidó, o interrumpidos tajantemente por algún personaje. Una especie de Las mil y una noches, pero dentro del absurdo. Además el libro es una traducción que el autor va encontrando en trozos, una odisea más dentro del libro.
Y sin duda el cariño que se forma con el Quijote y Sancho, gracias a diálogos a ratos ridículos y a ratos llenos de sabiduría popular, van formando una extraña complicidad entre el lector y el Caballero de la Triste figura.
Me parece curioso que la escena más famosa donde el Quijote desafía a los molinos de viento, no tiene más que unos párrafos dentro de todo el libro, además es nula la aparición de Dulcinea. Todas estas distorsiones se han crado debido a la fama mundial del libro que ha sido recreada en obras de teatro y en algunas películas.

Si quieren aproximarse con una película recomiendo la versión de Grigori Kozintsev ('57) conocida como "Don Quijote (ruso)" que es la más fiel al original, también está el musical norteamericano "El hombre de la mancha" ('72) donde actúa Peter O'Tool y Sophia Loren con las clásicas canciones del Quijote: "..un sueño imposible, ...larari larara..". Hay una pelá de cable de Terry Gilliam que fracasó y otra más de Orson Welles que en realidad nunca terminó. Una serie española además, pero que resulta un tanto latera porque es muy larga. Bueno, y hasta Pinky y Cerebro tienen una notable versión.

Aprovecho también de comentar mi repudio total a que hagan leer el Quijote en el colegio, éste no es un libro para fomentar la lectura, pues el libro va a gustar a quienes gustan de la literatura y sólo se logra que los jóvenes le ganen un odio infinito a Cervantes, al libro y a la literatura en general. A los 15 años con la película es suficiente, creo que si se incentiva de buena manera la lectura, el tiempo guiará los deseos hacia este hermoso libro, como me pasó a mi.
Léalo sólo si le interesa realmente!

Y espero ansioso comenzar a leer la segunda parte. Guateará? Supongo que no. Ahí les cuento.

3 comentarios:

wolverenstein dijo...

Yo leí algunos capítulos de la primera parte debido al colegio y en su tiempo me gustó bastante, pero nunca seguí haciéndolo porque ese libro en particular no lo tengo en la casa... Y preferí leer lo que tenía más a mano. Quizás a futuro lo lea completo; por el momento no.

Por otra parte, me pregunto acaso la versión del libro que leíste es aquella que una vez vi en la Feria del Disco en un lugar recóndito del local a como 7 lucas... Si hubiese tenido la plata me lo hubiese comprado, ya que era una edición bastante buena, quizás la misma que describes. Al menos eso me parece por la foto.

Said Dokins dijo...

saludos esta bonito este blog!

Puno dijo...

Uno de los principales legados del Quijote es el Arquetipo de ser humano, extremado, que termna volviéndose una de sus obsesiones. Un tema que se multiplica y altera la misma realidad del Quijote y sus acontecimientos. Cervantes descubrió una hermosa veta en figura del caballero, que ha dado para multiples representaciones en todas las artes.