jueves, 29 de enero de 2009

La Caperucita Roja (en décimas)

Ahí va Caperucita
con su canasta de frutas
caminando por la ruta
que lleva hacia su abuelita,
no sospecha que en la cita
que ocurrirá prontamente
pasa de niña inocente
a mujer provocadora
madurando en una hora
mientras le clavan los dientes.

Por mientras la pobre anciana
pasaba a ser alimento
de un goloso lobo hambriento
que venía de la cana,
estaba lleno de ganas
por los años de abstinencia.
Cambió entonces su apariencia
cuando en la puerta la nieta
que era joven y coqueta
llamaba con insistencia.

¿Por qué lo tienes tan grande?
Preguntó al Lobo feroz
la respuesta fue veloz,
aunque calma y sin alarde:
ya no hay nadie quien te salve,
es grande para comerte
mejor y así conocerte,
de tu carne estoy ansioso,
probaré trozo por trozo
de tu cuerpo adolescente.

Y así acabaron contentos
los actores de esta historia
la caperuza fue novia
del goloso lobo hambriento
lo demás es puro invento,
nunca existió un cazador,
ni tampoco hubo rencor
por la muerte de la abuela.
Que se enseñe en las escuelas
que al final ganó el amor.




Este cuento escrito en décimas aparece junto a muchas otras décimas en mi otro blog al cual, en este post, aprovecho de hacerle publicidad: decimascotidianas.blogspot.com

La idea fue en un principio escribir una décima diaria, pero obviamente ese objetivo ya no se cumplió, sin embargo, trato que no pase mucho tiempo entre una y otra.