sábado, 14 de julio de 2012

Los porfiados


Dan ganas de abrazar a los porfiados
de invitarlos a tomar once
y mostrarle los libros que hallaste en la cola de la feria.
A los porfiados dan ganas de regalarles guantes de box
o espadas jedi.
Dan ganas de llenar camiones con su testarudez
para repartirla en los colegios
como uvas sin cianuro.
Dan ganas de llegar tarde al trabajo
de dormir siesta
de jugar pool.
Los porfiados porfían
y dan ganas de grabarles ese documental sobre porfiados que nos logró emocionar.
Dan ganas de ser porfiado también
dan ganas de que las ganas sean actos
y que esos actos nos hagan nobles y desobedientes.
Ganen o pierdan
hay que desearles suerte
rezar por ellos
y contar sus hazañas donde la porfía no ha pisado.
Desde acá
desde las gradas
a los porfiados dan ganas de abrazarlos.