miércoles, 20 de julio de 2016

Conocí a un hombre-cine

"En los años 70, en Praga, conocí a un hombre-cine. Se sabía de memoria un montón de filmes prohibidos en su país, que él había podido ver en el extranjero. La gente lo invitaba a cenar y, luego, él les contaba una película -El discreto encanto de la burguesía, el día en que yo asistí a una de sus veladas- sin olvidar una sola escena, un solo diálogo. Exactamente igual que en Fahrenheit 451" 

- Jean-Claude Carrière en su libro "La película que no se ve" -

No hay comentarios: