lunes, 14 de noviembre de 2016

Gryozy

Vi una película antigua rusa: "Gryozy" (1915) de Yevgeni Bauer. Es una peli corta, de 37 minutos, y sin ser una gran obra tiene una particularidad no menor. 
Primero decir que cuando cayó el muro, en el ahora lejano 1989, se rescataron muchas películas rusas de la época zarista, prerevolución, porque se consideraban fomes comparada con toda la otra revolución que trajo la teoría del montaje comandada por señores como Eisenstein. En fin, se descubrieron cosas interesantes como la película que vi. La historia parte con un hombre a quien se le muere su amada, el tipo está muy afectado y corta su trenza como recuerdo, la guarda en su habitación para acariciarla y olerla. Luego un día, apesadumbrado caminando por la calle, ve de pronto a una joven muy parecida a su difunta esposa. la sigue y resulta ser una actriz, la conquista y la lleva a su hogar, obsesionado trata de vestirla como su antiguo amor, aunque de a poco se da cuenta que la chiquilla en realidad es muy superficial comparada a su adorable mujer con quien tenía lazos profundos. Si no la piensan ver, acá el final SPOILER: entonces la ahorca con la misma trenza de la finá de su esposa. Fin.
Trágica historia, pero el detalle no menor que comentaba al inicio es que esta idea necrofílica en todo su esplendor se hiciese famosa muchos años después en Vértigo, la obra maestra de Hitchcock. Me hizo pensar sobre lo normal que se hace amar el recuerdo de una persona por sobre la persona en un intento de ahuyentar el dolor, situaciones cercanas al delirio donde, acá además, para matar la ilusión hay que ocupar como arma la materia del mismo cuerpo. Igual prefiero, si es que no la han visto, que vean Vértigo a esta obra rusa que es más bien una curiosidad cinéfila



https://www.youtube.com/watch?v=AA9N1agUihk