martes, 1 de noviembre de 2016

Los sonidos encargados

Uno, el viento en el campanario de Isla Negra. (Sigue aproximadamente un minuto de viento sobre el campanario de Isla Negra.)
Dos, yo tocando la campana grande del campanario en Isla Negra. (Siguen siete golpes de campana.) Tres, las olas en el roquerío de Isla Negra. (Se trata de un montaje con fuertes golpes del mar sobre los arrecifes, captado probablemente en un día de tempestad.)
Cuatro, canto de las gaviotas. (Dos minutos de curioso efecto estereofónico, en que al parecer quien grababa se acercaba sigilosamente hacia gaviotas acampadas y procedía a espantarlas para que volaran, de tal modo que no sólo se perciben sus graznidos, sino también un múltiple aleteo de sincopada belleza. Entre medio, a la altura del segundo cuarenta y cinco de la toma se escucha la voz de Mario Jiménez gritando Chillen, concha e su madre.)
Cinco, la colmena de abejas. (Casi tres minutos de zumbidos, en un peligroso primer plano con fondo de ladridos de perros y canto de aves difíciles de identificar.)
Seis, retirada del mar. (Un momento antológico de la grabación en que al parecer el micrófono sigue muy cerca a la marejada en su bullente arrastre sobre la arena, hasta que las aguas se funden con el nuevo oleaje. puede tratarse de una toma en la cual Jiménez corre junto al agua succionada e ingresa en el mar para lograr la preciosa fusión.)
Y siete (frase entonada con evidente suspenso, seguida de pausa): Don Pablo Neftalí Jiménez González. (Siguen diez minutos de estridente llanto de recién nacido.)

- De las grabaciones que le envió a París Mario Jiménez al poeta Pablo Neruda en la novela de Antonio Skármeta de 1985 "Adiente Paciencia", luego rebautizada como "El cartero de Neruda" debido al éxito de la película italiana Il Postino de 1994 -