sábado, 31 de diciembre de 2016

ACU, recuperando el sueño

Cerré el año cinéfilo de buena manera con un documental chileno que me parece importante compartir. Me refiero a "ACU, recuperando el sueño" (2016) de Osvaldo Rodríguez. La mayoría seguramente no conocen la sigla ACU, les cuento que es Agrupación Cultural Universitaria, y fue eso, pero entre los años 1977 y 1982, o por ahí. Si, en plena dictadura fue la primera forma de organización dentro de la Universidad de Chile, y esto permitió dar paso luego a una organización de resistencia más política. Pero al inicio, donde andar con una guitarra era arriesgar mucho, la ACU fue la resistencia. 
De esto trata el documental, de la historia de la ACU narrada desde estos tiempos por sus protagonistas, una historia coral donde se aprecia mucho cariño, mucha dignidad, y que a pesar de lo terrible de la época, se ve mucho amor por la vida, mucha humanidad. En ese sentido el trabajo audiovisual hace lo que debe hacer, compilar y ordenar registros y anécdotas, contextualizarlas y dejar estos testimonios, no como una verdad, sino que como testimonio de un aguante épico que nos da esperanza en la construcción de mundo. Aunque podría haber tenido una extensión menor, también se entiende lo difícil de podar un trabajo que se lleva gestando desde el 2006.
Ya en lo personal, he tenido la suerte de compartir con varios de quienes estuvieron allí, por eso sé lo que significa ACU y es por eso además que ahora tengo el dvd, y sé que es muy bonito lo que ocurrió y más bonito es que persistió, porque siguen siendo un bello grupo de bellas personas donde sus hijos continúan el legado del arte y el compromiso social.
Como tengo muchos amigos beauchefianos, sé que muchos se sorprenderían al saber lo importante que fue la Facultad para este proceso, pues fue el lugar principal de reuniones, algo muy curioso, y aparece mencionada en muchas ocasiones con diversas anécdotas, así que se los recomiendo si quieren saber más de la Facultad de Injeniería.
En resumen un trabajo necesario, una historia que no se debe olvidar. Feliz de haber visto este documento que además confirma algo que siempre he pensado y es en el arte y la creación como lugar de salvación y de lucha. 
Y si alguien lo quiere ver no sé como pueden verlo más que comprar el dvd, o prestarles el que tengo yo. Bueno, si de verdad hay alguien interesado lo conversamos.

Les deseo mucho cine para el 2017. En enero se vienen funciones en mi casa.