jueves, 29 de diciembre de 2016

Arrival

Fui al cine a ver "Arrival" [La llegada] (2016) del canadiense Denis Villeneuve ("Incendies", "Prisioners", "Sicario"). Para muchos es de las mejores películas de la cartelera de este año que se acaba. Antes de comentarla, decir que la hallé una muy buena película y se merece todos los elogios que aparecen por ahí y que amigos me han comentado.
La historia es de ciencia ficción y trata sobre 12 gigantes objetos extraterrestres que se posan sobre distintos lugares del planeta, es por eso que se hace necesario entender y comunicarse con los aliens, ahí entra la experta en lenguaje Louise Banks, interpretada por una siempre bacán Amy Adams, que es la encargada de preguntarles a qué chucha vienen. Además de Amy Adams, seca seca, están correctos Jeremy Renner como el físico y Forest Whitaker como el coronel.
"Arrival" es elegante, cerebral y a la vez emotiva. Es difícil no pensar en 2001, pero lo de Kubrick es un ensayo, perfecto en sus encuadres y donde la pasión humana está congelada, mientras que acá se aprecia mucha sensibilidad con los momentos íntimos, con los recuerdos, sin duda con influencia de "El árbol de la vida" de Malick. También se puede enlazar, en cuanto a la temática, a películas como "Contacto" (1997) de Zemeckis y "El día que se paralizó la tierra" (1951) de Robert Wise (de la charcha "Interestellar" ni me acordé y no debiera entrar siquiera en una comparación). Resulta que "Arrival" es superior a éstas , por efectos especiales, por arte, por atmósfera y porque como toda buena ciencia ficción, la película habla de como estamos funcionando ahora en el planeta. Tenemos una increíble tecnología de las telecomunicaciones, y sin embargo no sabemos qué decir, cómo decirlo, cómo dialogar.
Sólo los que la vieron van a cachar lo que diré ahora, pero de alguna manera la película juega narrativamente con la misma idea que pone sobre la mesa: si ya sabemos lo que ocurrirá, ¿Vale la pena vivirlo?. Y me gusta que plantee esto, pues el juego no es adivinar el final, como a muchos les gusta, sino sentir el trayecto (si, me puse jipi).
La película me tuvo tenso sobretodo la primera mitad y me emocionó también con sus preguntas finales, no quiero decir más para no spoilear, aunque da para conversar harto rato.
Mencionaré unos pocos peros. Si ya se había entendido la vuelta de tuerca hace rato, ¿pa' que al final alargan tanto esa parte con imágenes borrosas? La explicaron como 3 veces, obvio que los productores yankees metieron mano. Y un par de frases mamonas al final también la cagaron un poco, si ya las imágenes lo decían todo. Pero cosas de las superproducciones, de todas formas estos detalles no opacan la película en general.
Véanla, sin duda es ya un clásico de la ciencia ficción.

No hay comentarios: