viernes, 2 de diciembre de 2016

La frontera

Vi "La Frontera" (1992) de Ricardo Larraín, junto a "La luna en el espejo" fue de las primera películas chilenas importante luego del fin de dictadura. Ganó premios y fue mucha gente a verla al cine. Es de las pocas películas chilenas famosas que nunca había visto. Y ahora pagué esa deuda.
Para quienes no la han visto trata de un profesor en dictadura que debe irse a un pueblo al Sur de Chile en calidad de relegado (no de preso), así que no puede salir del pueblo hasta que se solucione el problema y debe firmar diariamente. Obviamente es un pueblo en que no pasa mucho, llueve y hay personajes raros.
Creo que es una película bastante digna, hecha con mucha inteligencia, apelando a la simpatía que uno puede tener con los personajes. Efectivamente hay escenas que son antológicas, como la del canto del himno de la U del protagonista con su hijo o las volás del buzo, que a todo esto me parece uno de los personajes más entrañables del cine chileno (algún día haré esa lista).
Hay metáforas que son evidentes sobre el poder, la insularidad, la transición incluso. Su nombre, La frontera, es eso, en el tiempo, en los territorios, en la ética. Tiene cosas que pueden no resultar o estar mal acabadas, pero es una película que hay que ver. Hija de una época además, cuando se pensaba que el cine chileno iba a prender con tuti y no paso nada, pues tb fue una época de transición.
La recomiendo si no la han visto, bien Pato Contreras, Gloria Laso y Héctor Noguera. Bellos paisajes capturados en la fotografía del histórico Hector Ríos. Y sobrio trabajo de Ricardo Larraín que se murió este año.