viernes, 27 de enero de 2017

Neruda

Vi la polémica "Neruda" (2016) de Pablo Larraín. Cuando se dividen aguas y la mitad del público lo encuentra malo y la otra mitad bueno, me urge la necesidad de verlo y opinar por mi cuenta, eso ocurrió el año pasado con Neruda, quería saber en que lado me posicionaría. Ahora se los diré.
Por si alguien no lo sabe, trata del período en que Neruda senador tuvo que andar clandestino y pasar a Argentina, esto por ser comunista, en el gobierno de González Videla, el traidor.
La 6ta película de Larraín, con Luis Gnecco como el vate. Guión del dramaturgo Guillermo Calderón. 
Como leí por ahí, es una película más Nerudiana que de Neruda. Es como la novela policial que el mismo Neruda hubiera inventado sobre su escape. La ficción es evidente, desacraliza a Neruda, pero a la vez lo diluye tanto entre tanta información que podría haber sido otro personaje y daba lo mismo.

Quienes han criticado el film, en general lo hacen porque no les gustaba la representación gozadora y burguesa de Neruda, lo que me parece una razón extracinematográfica. A quienes la alaban, por lo general gente más cinéfila, encuentran una historia policial entretenida en su lenguaje, valiente, arriesgada.
Primera vez que no me siento ni en un lado ni en otro, no me molesta que agarren a Neruda y pase de piedra a carne. Pero tampoco encuentro que es tan interesante, arriesgado si, pero se pone tan pretenciosa como la peor película de Larraín, su ópera prima "Fuga" (2006).
Técnicamente impecable, de verdad Larraín está a nivel internacional, hay un trabajo de arte, de foto, de actuaciones muy bacán, pero ya en el juego que propone me resulta estéril al finalizar la película, un divertimento sin corazón. No hay tensión, no hay sorpresa, ni siquiera poesía. De todas formas jamás diría que es mala, hay cosas interesantes, por ejemplo hay 2 escenas notables la de Amparo Noguera y, la mejor, la de Roberto Farías, que siempre seco dan ganas de seguir viendo la historia de ese personaje en vez de la de Neruda.
Por otra parte Gael García está bien, lo hallo seco en general, pero me aburrió su voz en off, no aportaba mucho, no es culpa de él en todo caso. supongo que su presencia es para darle el toque internacional a la peli. Me gustó tb el trabajo del personaje de Delia del Carril, la hormiguita (Mercedes Morán).
Me acuerdo que una vez la Cata Saavedra puso en facebook "que faltaba ella no más, que salían todos los actores del cine chileno" y efectivamente debe ser la película con el elenco más increíble, hasta el personaje más insignificante era un actor famoso, salen todos, la cagó. Aunque también creo que era innecesario, o servirá pa' mejorar el curriculum internacional de todos, no sé. Pero llega a ser una opción barroca que me distraía a veces.

De todas formas bacán que se hagan películas menos oficiales de los personajes. A Larraín le gusta la ficción, pareciera que lo inamovible le molesta, usa sus películas para ahondar grietas y creo está en todo su derecho. No me gusta ponerme conservador sobre si algo es o no es así. Prefiero evaluarlas como películas. Siempre hay una opinión política en una obra, y curiosamente en estos tiempos donde nadie cree en nada, sus películas apuntan hacia allá, algunas le resultan mejor que otras. De su trabajo prefiero "Tony Manero" y "El club", son más redondas y más oscuras.



No hay comentarios: