viernes, 13 de enero de 2017

La consagración de la Primavera

"Parecía una propuesta muy civilizada: la escenificación de un ballet sobre culturas paganas primitivas con coreografía de una primera figura de ballet de la época, ejecutado por una reconocida compañía y dirigido a un público que comprendía lo más selecto de la élite cultural del París. No obstante, el estreno de La consagración de la primavera terminó con insultos, escándalo y violencia física.
Igor Stravinski, un joven compositor y director de orquesta, escribió la obra para el productor de ballets rusos Serguei Diaghilev. La partitura, rítmicamente compleja y agresivamente disonante, llevaba a la orquesta al límite, y la interpretación de la música que hizo Vaslav Nijinski exigía lo mismo de los bailarines.
Creó pasos de danza que eran deliberadamente desgarbados y a menudo dolorosos. Los ensayos fueron un desastre debido a las continuas disputas entre el compositor, el coreógrafo y el productor, y los bailarines amenazaron con amotinarse.
El público se mostró dividido tras su estreno el 29 de mayo de 1913. Las sensibilidades menos progresistas se sintieron ofendidas. De los abucheos y pataleos se pasó a las discusiones, y estalló una verdadera lucha en el patio de butacas del Teatro des Champs-Elysees. Nijinski tuvo que levantarse de su asiento entre bastidores para gritar el ritmo a los bailarines, que apenas podían oír la música.
La música sorprendentemente profética de Stravinski, que anticipaba la dinámica visceral del rock, habría de tener una gran influencia, desde Jim Steinman hasta Sonic Youth, pero no habría adquirido tintes de leyenda sin el escándalo que se formó en su estreno."

- Texto de Angus Batey del libro "momentos clave. 100 años de música" -