lunes, 2 de enero de 2017

When Harry met Sally...

Vi partiendo el año "When Harry met Sally..." (1989) de Rob Reiner. Con el protagonismo de unos jóvenes Meg Ryan y Billy Cristal que mantienen una química ideal para el film. No se puede dejar de nombrar además a la recién fallecida Carrie Fisher en un rol secundario bastante gracioso. Y a la guionista Nora Ephron ("You've Got Mail", "Sleepless in Seattle"), nominada al Oscar con este trabajo.
Rob Reiner en un período inspiradísimo, pues venía de hacer "This is spinal tap", "Stand by me" y "The Princess Bride" y luego haría "Misery" y "A few good men".
Comedia romántica icónica, ahora con perspectiva no se puede negar la influencia que tuvo esta película en todas las comedias románticas posteriores.
Para quien no haya visto el film trata sobre Harry y Sally, quienes se conocen :P ,pero se conocen a los 21 años, luego 5 años más tarde vuelven a toparse, y luego ya treintañeros. Ellos van evolucionando, teniendo diversas experiencias, se llegan a hacer muy amigos y bueno, es una comedia romántica y el final cumple su objetivo, emocionar sin abandonar los códigos.
La peli en general tiene muchos episodios cómicos y posee ciertos elementos que creo la siguen manteniendo como un clásico. Por ejemplo que tanto Harry como Sally son protagonistas, aunque hacia el final pareciera que el punto de vista es de Harry, pero mantiene un buen equilibrio al generalizar las taras y virtudes de hombres y mujeres. Tal vez el equilibrio creativo de la dupla Ephron-Reiner ayude, pues las otras películas en que Ephron dirige las siento menos interesantes. La música también ayuda con temas de jazz antiguo, le dan mucha calidez al relato.
Contiene más de una escena recordable, la más famosa la del orgasmo de Sally en un restaurant, escena que debido a su inclusión constante en momentos del cine ha mantenido la presencia del film. La escena final de año nuevo también es muy recordada.
Había visto la película hace más de 15 años y creo que ahora la valoré mucho más, me gusta el cariño hacia los personajes, algo que siempre tiene Rob Reiner, y me imagino que después de los 30 es más fácil entender conflictos y dilemas que a los 20 años uno desconoce. Debe ser el mejor papel de Meg Ryan, después sus papeles dulzones comenzaron a hostigar.
Una película que no es genial, pero si entrañable, y en realidad eso es bastante.
Recomendada a quienes gustan las comedias románticas, aunque de seguro quienes gustan de este género ya la vieron.