sábado, 25 de marzo de 2017

Charleston

"La mayoría de los bailes de moda empiezan con una canción, pero ninguna provocó un fenómeno popular como "Charleston" de JAmes P. Johnson y Cecil Mack en 1923. La música se basa en ráfagas breves y explosivas que marcan el paso del baile. La canción y el baile se presentaron en la revista musical "Runnin' wild", interpretada exclusivamente por afroamericanos, donde Elizabeth Welch se encargó del número del movimiento vertiginoso de los pies y golpeo de rodillas, aunque el baile en sí es mucho anterior, ya que se bailaba ya a comienzos de siglo por los habitantes de una isla cercana a Charleston, en Carolina. El baile y la música que la acompaña se asocian hoy inseparablemente a la década de 1920. Se bailaba en los clubs ilegales como un acto de desafío a los que apoyaban la prohibición y consideraban al charleston decadente. Las bailarinas se denominaron flappers porque algunos de los movimientos del baile les hacían parecer pájaros (Flapper también significa "pajarito").

Tanto la canción como el baile resultaron muy pegadizos. Durante los siguientes cinco años el charleston dominó las salas de baile de todo Estados Unidos y Europa. Se escribieron otras piezas de danza utilizando el mismo estilo y un repertorio completo de obras semejantes a "Charleston" inundó el mercado. Cuando una desconocida Joan Crawford bailó Charleston en la película "Dancing daughters" de 1928, se convirtió en una estrella".


- Extraído del texto de Thomas Hischak que aparece en el libro "Momentos clave. 100 años de música" -

No hay comentarios: