jueves, 30 de marzo de 2017

Rhapsody in Blue

"Paul Whiteman, el director más famoso de su época, no estaba satisfecho con haber vendido un millón de discos, agotar las localidades en sus actuaciones en nightclubs, realizar giras internacionales y actuar en los musicales de Broadway. Deseaba dar a la música popular orquestal, que llamaba "jazz sinfónico", la respetabilidad de la música clásica. Con tal propósito, anunció una actuación en el Aeolian Hall de Nueva York el 12 de febrero de 1924 que anunció como "un experimento de música moderna", y para el que encargó piezas nuevas de concierto a compositores como Víctor Herbert y George Gershwin, que eran más famosos por sus obras para el teatro musical. Whiteman conocía bien a Gershwin, ya que había cosechado éxitos con un par de canciones. El compositor estaba muy ocupado, como era habitual, escribiendo música para la escena, pero eso no le impidió componer una obra maestra para Whiteman en el último momento; de hecho, él mismo acompañó a la orquesta de Whiteman en el escenario en su Rhapsody in Blue, improvisando al piano en los lugares donde no había escrito todavía la música.

La obra se convirtió en una de las más célebres composiciones de Gershwin y el punto álgido de la carrera de Whiteman. Ambos colaboraron en la grabación de un disco a doble cara que fue un éxito. Ésta fue la primera de muchas grabaciones de la Rhapsody in Blue, que cimentó la reputación de Gershwin como uno de los compositores estadounidenses más importantes."


- Extraído del texto de William Ruhlmann que aparece en el libro "Momentos clave. 100 años de música" -

No hay comentarios: