domingo, 9 de abril de 2017

Micrófonos

"Cuando Bessie Smith llegó a los estudios de grabación de Columbia en Nueva York en 1925 se encontró con que ya no tenía que gritar dentro de una gran bocina acústica. En su lugar halló un micrófono, y el nuevo sistema de la Western Electric hizo el resto, amplificando electrónicamente la señal de su voz y grabando las ondas sonoras en el máster mediante un dispositivo electromagnético. El rango de frecuencias de las grabaciones se incrementó en más de dos octavas. La más importante innovación tecnológica del siglo XX en sonido grabado llevó reproducción mecánica a un nuevo mundo lleno de posibilidades.

Irónicamente las tres compañías discográficas importantes -Edison, Victor y Columbia- no mostraron interés en el nuevo sistema que los laboratorios Western Electric les habían presentado en 1924, pero la caída en la ventas y el auge de la radio les hizo cambiar de opinión. Una vez adoptado el nuevo sistema, vieron reforzadas sus estrategias mercantiles oligárquicas, que adquirieron mayor poder y eliminaron la multitud de pequeñas empresas competidoras. El control de las nuevas tecnologías como la grabación eléctrica reforzó la tendencia hacia la consolidación de las grandes compañías, que integraban las áreas industrial y artística, lo que aseguraba que el entretenimiento popular estuviese en manos de los principales agentes económicos.
Un proceso muy semejante tuvo lugar en la industria cinematográfica cuando la grabación eléctrica se utilizó para el cine sonoro. Los estudios más grandes superaron su iniclal rechazo cuando pudieron constatar el gran éxito que tuvo la Warner Brothers con "The jazz singer". La era de la electricidad había llegado para quedarse."


- Extraído del texto de Andre Millard que aparece en el libro "Momentos clave. 100 años de música" -

No hay comentarios: