sábado, 24 de junio de 2017

Alien: Covenant

Vi "Alien: Covenant" (Ridley Scott, 2017). Alcancé a verla en el cine, me demoré porque habían hartos comentarios que la basureaban, pero se impuso la inercia del interés que me provocó Prometheus, la película anterior en esta nueva saga relacionada a Alien.

La trama trata de una nave y su tripulación que tienen la misión de llevar colonos y embriones a un lugar del espacio donde pueden colonizar. Pero un desperfecto genera que la tripulación se despierte antes y deciden ir a otro planeta más cercano de donde viene una señal humana.
Cuando llegan aparece un único habitante (vinculado a la anterior Prometheus) y se empiezan a infectar y empeizan a salir bichos por todos lados, y ahí queda la cagá.
No contaré más.
Los fanáticos de Alien han basureado estas nuevas entregas por no ser fieles, que se perdió la magia, que no calza. Pero creo que hay que ver estas entregas como una saga aparte. Alien (Ridely Scott, 1979) es insuperable, aceptemos eso. Y sería fome tratar de emularla, porque la fórmula ya sería una lata, Alien apelaba a algo casi sensorial, las secuelas posteriores van por el camino de la acción. Estas van por el camino filosófico y Scott continúa sus preguntas sobre la creación, aumentando también la mitología que precede a Alien y a los humanos.
Esta es inferior a Prometheus, son cuestionables las decisiones tontas de muchos personajes, más incluso que algunos de Prometheus, sin embargo en conjunto son interesantes y se complementan. Acá en particular el tema de cómo el crear genera también el deseo de poder, da la sensación de unicidad. Es Fassbender como androide el que mantiene la película a flote y tiene los mejores parlamentos.
Fue bueno verla en el cine, igual estuve tenso en algunas partes y el arte de la película me parece la raja, aunque me impresioné más con Prometheus. La escena cuando llegan a la ciudad muerta es super impactante.
Acá aparece la crueldad de la naturaleza de manera explícita, la crueldad y la belleza, características armónicas de la existencia, o eso es lo que se aprecia en esta nueva saga.
Como me dijeron antes, hay que verla como una película sin pensar en Alien, y ojalá que si aparece otra, Scott logre aunar y cerrar bien todas estas ideas.




No hay comentarios: