lunes, 12 de junio de 2017

La parada

Brasil e Inglaterra se midieron el 7 de junio de 1970 por el grupo 3 en el Estadio Jalisco de Guadalajara. 1-0 venció el Scratch con gol de Jairzinho. El partido quedó en la historia por la inolvidable atajada del arquero Gordon Banks a Pelé. Un preciso centro de Jairzinho fue conectado de cabeza por Pelé. La pelota picó en el piso y se elevó. Banks la envió al corner. Para muchos es la mejor atajada de toda la historia de los Mundiales.

- Del libro "Cracks de los mundiales 1930-2010" de Danilo Díaz, María Paz Garafulic y Jennifer King -


No hay comentarios: