sábado, 16 de enero de 2016

Bacán

Es bacán que la gente bacán siga siendo bacán con el paso del tiempo y el trote de la distancia, a pesar de las trampas que la misma gente bacán se hace a sí misma, a pesar de los dobleces de la vida papel lustre que orienta el camino a los origamis de la confusión.
Es bacán que la gente bacán siga siendo bacán un viernes por la noche cuando todas las estadísticas indican que ese día a esas horas dejarían de ser bacanes por detalles perversos.
Es bacán tener la oportunidad de compartir con gente bacán, a veces horas, a veces años, a veces sueños, a veces luchas.
Hay gente bacán que siempre será bacán.
Deseo que el mundo sea de ellos para que se llene de actos e ideas bacanes, para que la alegría siga valiendo la pena. Por ahora me conformo con saber que he brindado con gente bacán y que lo bacán no se les va a acabar aunque no paren de toser o viajen hasta el otro lado del mundo.
Es por gente bacán que los ángeles se desabrochan las alas, es por gente bacán que la sangre insiste en relucir, que la música vuelve a agujerear.
La gente bacán casi nunca se da cuenta que es bacán, así que aprovecho de decir que eres bacán ayer y mañana, de cerca y de lejos.
Es bacán que la gente bacán siga siendo bacán.

No hay comentarios: