miércoles, 26 de septiembre de 2018

The blue bird

Los aficionados al cine conocen a Jacques Tourneur, autor de la película de culto La mujer pantera (1942), pero pocos saben que era el hijo del director de origen francés Maurice Tourneur, el gran pictorialista del cine mudo. En 1918 introdujo un nuevo estilo de hacer cine, basado en la pantomima, concretamente en Prunella y en El pájaro azul. Ambas películas supusieron un destacado logro, pero no funcionaron en taquilla, en parte por culpa de sus estilizados decorados de estilo Art Déco. Incluso desde la perspectiva de hoy en día, estas dos obras (aunque de Prunella sólo ha sobrevivido un fragmento) son hermosas, pero no resulta fácil engancharse a su historia.
Por su abstracción, se podría considerar la adaptación que Tourneur hizo de la famosa obra de Maerterlinck como una primitiva versión de El Mago de Oz. Hay un momento en particular en el que resulta difícil no dejarse llevar por la emoción. Mytyl (Bell) y Tytyl (MacDougall) han llegado a la tierra de los no nacidos (el reino del Porvenir), donde cientos de niños esperan a que un gran barco les lleve hasta sus padres. Sólo unos pocos pueden subir a bordo en cada turno. Entonces vemos a dos niños fundidos en un tierno abrazo: son los amantes. Pero el destino quiere que sólo uno de ellos sea elegido para nacer; el otro tendrá que seguir esperando. "Dime cómo encontrarte", le implora el pequeño al marcharse. "Seré el ser más triste de la Tierra", responde ella. La escena termina con una toma de la niña, sola en la sala vacía, esperando reunirse con su amado.

- Extraído del texto de Paolo Cherchi Usai que aparece en el libro "Momentos clave. 100 años de Cine" -


jueves, 13 de septiembre de 2018

Tommy Dorsey

Aunque era un consumado trombonista, Tommy Dorsey destacó especialmente como director de Big Band en las décadas de 1930 y 1940. En la era del swing, Dorsey era -comercialmente hablando- el rey, pues definía mejor que cualquier otro director la manera de interpretar el estilo musical de entonces, incluso sin llegar a ser nunca personalmente tan popular como Benny Goodman o Glenn Miller.
La capacidad organizadora de Dorsey no se vio afectada por su notoria falta de paciencia, aunque le causara algún problema ocasional. Tenía mucha afinidad con su saxofonista, su hermano mayor, Jimmy, y los dos inicialmente codirigieron una banda, The Dorsey Brothers Orchestra, que empezó a tocar en 1934. Un año después, sin embargo, Tommy Dorsey abandonó la tarima airado tras una discusión y pronto estuvo a cargo de su propia banda.
Tommy Dorsey y su orquesta triufaron inmediatamente gracias a la sabia mezcla de música enérgica y dulce de su director, ilustrada por "Music, Maestro, Please", su sexto número uno, que llegó a las listas de éxitos de Estados Unidos el 18 de junio de 1938. Incluso antes de que se cruzara con el joven cantante Frank Sinatra, Dorsey se encontraba en la cima del negocio de las big bands. Sinatra estuvo con él menos de tres años, pero era más de lo que habían estado muchos de los músicos que habían trabajado para el irascible director. En los últimos años, la moda del swing decayó, pero Dorsey persistió, y puede reivindicar el papel crucial que tuvo en la carrera de Elvis Presley al ofrecerle su primera aparición televisiva invitándolo a su programa.

- Texto de William Ruhlmann que aparece en el libro "Momentos clave. 100 años de música" -



martes, 11 de septiembre de 2018

Poema 48

El río invierte el curso de su corriente
El agua de las cascadas sube
La gente empieza a caminar retrocediendo
Los caballos caminan hacia atrás
Los militares deshacen lo desfilado

Las balas salen de las carnes
Las balas entran en los cañones
Los oficiales enfundan sus pistolas
La corriente penetra por los enchufes
Los torturados dejan de agitarse
Los torturados cierran sus bocas
Los campos de concentración se vacían
Aparecen los desaparecidos
Los muertos salen de sus tumbas
Los aviones vuelan hacia atrás
Los Rockets suben hacia los aviones
Allende dispara
Las llamas se apagan
Se saca el casco
La Moneda se reconstituye íntegra
Su cráneo se recompone
Sale a un balcón
Allende retrocede hasta Tomás Moro
Los detenidos salen de espaldas de los estadios
11 de septiembre
Las fuerzas armadas respetan la Constitución
Los militares vuelven a sus cuarteles
Renace Neruda
Víctor Jara toca la guitarra, canta
Los obreros desfilan cantando “venceremos”


- Poema 48 del libro "La Ciudad" de Gonzalo Millán -