jueves, 12 de enero de 2017

Regreso al silencio

Vi una película chilena llamada "Regreso al silencio" (1967) de Naum Kramarenco. Es un filme curioso, principalmente porque pertenece al género policial, de detectives, buscadores y buscados, un género que los norteamericanos manejaron tan bien, e incluso un tiempo los franceses.
Pero en Chile es una rareza considerando lo que se venía haciendo en el ámbito comercial, que se remitía a comedias y dramas populares, pero que también queda justo antes de todo el cine social que irrumpiría desde ese mismo año. Es de hecho la primera aparición de Nelson Villagra en una película, justo antes de "El chacal de Nahueltoro" que lo inmortalizaría. Fue el tercer trabajo de ficción de Kramarenco, según muchos, la mejor.
Así que en este contexto de creación en el país aparece esta película que tuvo buena recepción de crítica y público. Trata sobre un tipo que viene de USA y se encuentra con su hermano, se van de parranda y luego cuando despierta solo empieza a investigar y nota que su hermano había muerto. Así que ahí comienza el misterio. Se desarrolla entre Santiago y Valparaíso y a pesar de tener baches y algunas actuaciones demasiado teatrales resulta un trabajo atractivo, pues mantiene la intriga y cierta tensión con un final curioso.
No estaría al nivel de los clásicos posteriores que vinieron esos años, pero de verdad me lleve una grata sorpresa al verla. Además con bailes y la música es muy muy buena, tal vez de las mejores partituras que he escuchado para una película chilena del siglo XX. Se ve como película vieja, pero al igual que uno vería una película gringa de los 50s (si, estábamos atrasados igual).
Aparece muy joven Peggy Cordero que es guapísima y actúan los famosos hermanos Duvauchelle.
Un grato descubrimiento.