jueves, 6 de julio de 2017

Los niños

Vi "Los niños" (2016, Maite Alberdi). Documental que trata sobre personas con sindrome de Down que participan de unos talleres de cocina. A medida que se van delineando los personajes vamos entendiendo sus anhelos de vida. Mucho humor y algunos momentos emotivos posee este trabajo que se distancia de la mirada de compadescencia que muchas veces se les da a quienes poseen esta alteración genética.

Fui con mucha expectativa a ver la película al cine, pues había visto antes 2 documentales de su directora que los encuentro geniales: "El salvavidas" (2011) y "La once" (2014), ambos con un muy buen montaje y muchos humor.
Cumplió mis expectativas, no sólo por adentrarse en un mundo ajeno a la mayoría, sino porque interpela al espectador, cambia las perspectivas.
Guardando las distancias, ocurre algo similar a lo que sucede con los realities, donde se crean un hilo dramático seleccionando sólo lo necesario del día a día, y es por medio del montaje que se van generando los estereotipos de los distintos personajes. Es así como acá aparecen los roles de pareja, el macho con experiencia, la rebelde, la ilusa, el líder un tanto aprovechador de su condición, el silencioso, etc. Vemos entonces que aunque efectivamente en la práctica tienen esta condición de "niños" (en la toma de decisiones, no tienen por ejemplo conciencia del valor del dinero y las cuentas, además de una curiosa idea de la eroticidad y de la sexualidad), en los sentimientos que los mueven no difieren a cualquiera de nosotros. A mí me emocionó en el documental sentir que el amor, la frustración y el dolor que ellos expresaban era tan genuino como el de cualquier individuo (algo que lo daba por hecho, pero que el documental evidencia). La película logra que nos reflejemos en ellos por medio del sentir, que es el fin de cualquier historia. Ellos sufren como sufre uno, ellos aman como ama uno. Y esta perogrullada no es menor porque la humanidad va más allá de las capacidades, tiene que ver, creo yo, con ese afán de desentrañar por medio del lenguaje estos sentires; ellos tratan de explicar sus rabia, sus miedos, sus anhelos y su intuición verbal y física es muy certera.

A pesar de los actos de rebeldía que nos acercan a estos personajes, vemos simultáneamente que sus demandas pueden traer problemas mayores y es ahí cuando nuestra razón combate con nuestros deseos más nobles. 
En resumen un muy interesante trabajo de Alberdi, a quien a esta altura admiro bastante por su filmografía y que juega al borde de la ficción y el documental, algo muy propio de este siglo donde cada vez más se cruzan hasta deshacer los géneros.
Si la pillan por ahí, ultrarecomendada, se van a entretener.


No hay comentarios: